La vida de Hernán Cortés

Hernán Cortés nació en el año 1458 en Medellín, en Extremadura. Estudió latín, gramática y leyes en Salamanca. En 1504 viajó al nuevo mundo para intentar su suerte. En 1511 participó en la conquista de Cuba bajo Diego Velázquez. Después Cortés se convirtió en alcalde de Santiago de Baracoa. En 1519 viajó con 600 hombres a México. Allí descubrió el imperio azteca. Luchaba con los indíginas porque quería su oro. El rey azteca, Montezuma II no fue capaz de organizar la resistencia y por eso Cortés conquistó la capital azteca Technochtitlán en 1519.  En 1528 volvió a España y recibió el título de Márquez del Valle de Oaxaca. Hizo otros viajes por América, descubrió California y luchó con los mayas. Cortés murió en 1547 cerca de Sevilla.

   

      

 

 

Historía

Los aztecas fueron guerreros y nómadas. Vinieron desde el norte. En el siglo XIII alcanzaron un gran lago en el valle de México. Se establecieron en una gran isla  y fundaron allí su capital Tenochtitlán. Adoptaron las costumbres y religiones de los indígenas del valle. Sacrificaban a muchos hombres, hasta 50 000 personas en un año. Por eso los otros pueblos los temían. En 1519 Hernán Cortés desembarcó en México y conquistó todo el reino azteca. El imperio azteca se convirtió en una colonia española.

Cultura y Religión

No sabemos mucho de la religión azteca porque los misionarios católicos destruyeron mucho de la cultura azteca. Los aztecas creían que había un gran poder al que hasta los dioses tenían que someterse. Para satisfacer a los dioses tenían que sacrificar dos hombres cada día. Lo hicieron porque de otra manera no hubieran salido el sol y la luna al día siguiente.

  
Tenochtitlan

Tenochtitlan estaba en el mismo punto dónde está la capital de México ahora. Los aztecas construyeron su capital en un lago, como Venecia. Plantaron sus frutas en balsas o cestas y con el tiempo el lago desapareció. Solamente se quedaron muchos canales por los que transportaban sus productos, porque no conocían la rueda. Montezuma II tenía una residencia muy grande e imposante y vivió una vida en riqueza.

Doris Krug y Larissa Wagner